Documentales, La gente, Musarañas viajeras, Recomendados, Vaya mundo, Ventanucos

Las vueltas de la vida

Las vueltas que da la vida… y las gratificantes sorpresas que te llevas cuando superas ciertos miedos y sales de tu zona de confort.

Hace un tiempo que sigo de Pablo, de Bikecanine, un bombero de Protección Civil en Gijón especialista en rescate con perros. Hace unos años dejó su trabajo fijo e inició su proyecto Bikecanine para recorrer el mundo en bici junto a su perra adoptada Hippie, con la intención, además de viajar y conocer, de promover causas solidarias y canalizar los fondos recaudados. Ha dedicado proyectos a la donación de médula, el cáncer de mama y ahora, en su último proyecto Rumbo Este, para promover la adopción de perros y gatos.También organiza encuentros con otras personas que quieren llevar a cabo proyectos de este tipo o similares. Para todo ello se ha embebido y ha aprendido mucho de los diversos recursos disponibles hoy en día: gestión de redes sociales, diseño web, edición de vídeo, etc.

Pues bien, para no enrollarme mucho (toda esta información la tenéis en su web), fijaos lo que le ha ocurrido en estos últimos días de su peripecia Rumbo Este, concretamente en Albania, que es donde se encuentra estos días.

En las últimas semanas se ha añadido al duo, Laia, una amiga fotógrafa… y Moco, una bebé gatito, que no han podido evitar recoger por el camino y que está encantada de viajar con ellos, como si lo hubiera hecho toda la vida.

Hace unos días el tiempo amenazaba con fuertes tormentas e inundaciones en la zona. Esa noche no encontraban un lugar donde dormir y cobijarse, ya que tampoco podrían acampar con las tiendas o seguir pedaleando. La cosa pintaba feo…

Seguir leyendo

Estándar
De todo un poco, Destacados en red, Documentales, La gente, Recomendados, Suigeneris, Vaya mundo, Ventanucos

Mi nacionalidad

Últimamente me resulta incluso triste tener que explicar esto. Entre otras cosas porque se me hace incomprensible que se siga hablando y debatiendo sobre algo tan elemental.

Ésta es mi bandera:

bandera

Parece bastante sencilla, ¿verdad? Y además, hermosa, muy hermosa.

Seguir leyendo

Estándar
Destacados en red, Hechos verídicos, La gente, LGTBI Colectivo, Recomendados, Vaya mundo, Ventanucos

¿Orgullo gay?

Este evento lo llaman así, pero ya desde el principio es sesgado y confuso.

Hoy en Madrid se celebra el final de la Semana del Orgullo Gay, con una manifestación lúdico-reivindicativa en el centro de la ciudad. Sí, es una forma de abreviar, pero, al final, de tanto abreviar, se pierde la esencia, el mensaje, la verdad.

puño lgtb

Para la mayoría de la gente corriente, el común de los mortales, este acto es el único que existe en esta semana y se resume en cuatro imágenes que salen por la tele: travestis, locas, chulazos y juerga.

Hay eso, sí, pero me atrevería a decir que esas cuatro imágenes son la minoría del colectivo LGTBI del mundo. Y no estoy en contra de ello, para nada, al contrario, lo comprendo. Sólo es que son los que están, pero no están todos los que son. Es decir, están, pero no salen en los medios. Y lo que no sale en los medios no existe.

Bien, llegados a este punto, quiero daros un poco de información al respecto. Y esto lo cuento para la mayoría y para los propios LGTBI que odian esta manifestación multitudinaria.

Comencemos por el propio nombre: ORGULLO.

Antes de nada, aclaro, yo no me siento orgulloso de ser trans. Como tampoco me siento orgulloso de ser español, diabético, moreno o de Madrid. Sólo me siento orgulloso de lo bueno que puedo haber logrado por mí mismo para dar al mundo, que no sé si es mucho o poco.

Pero, ¿por qué se denomina ORGULLO? Sencillo: porque hasta ahora nos habían dicho que éramos una mierda de tercera categoría. Y como tales nos trataban. Y como tales debíamos sentirnos. Hasta que un día, el 28 de Junio de 1969 (trece días antes de mi nacimiento, por cierto), a unos gais y trans de un local de Nueva York se les inflaron las pelotas por ser tratados como mierda y montaron un pollo descomunal en el barrio y, poco a poco, la gente se fue sumando. Y de ahí al mundo mundial.

Pues bien, vista la forma en que los trataban, comenzaron a reivindicar con la estrategia de compensación.

¿Que dicen que soy una mierda? Pues voy a sentirme descomunalmente orgulloso de lo que soy de verdad. ¿Que creen que debo estar escondido debajo de las piedras? Pues voy a mostrarme exageradamente yo. ¿Que creen que no puedo mostrar en público mis afectos? Pues voy a morrearme con el primero que pase hasta que se me caiga la lengua. ¿Que es mejor que no haga ruido? Pues voy a cantar y bailar con la música bien alta hasta que se rompan las calles. ¿Que debo sentirme avergonzado de ser yo? Pues voy a hacer una gran fiesta de lo que soy. Y además, de esta manera, voy a exigir que me traten como a una persona humana, un ciudadano de primera categoría, como a todos los demás.

Y ahí llegamos a la segunda palabra: GAY.

Cuarenta y cinco años después, las cosas han cambiado, sí. Ahora sólo somos tratados como mierda de segunda categoría. Y no todos, porque este colectivo abarca a personas diversas: lesbianas, gais, transexuales, bisexuales e intersexuales (LGTBI). Las lesbianas y los gais son de segunda A y los demás de segunda B regional. Algunos, ni existen…

Para el común de la gente, esto les suena a ciencia-ficción, porque es lo que tiene la normalidad, que no sólo se cree única, sino también lo mejor. Pero claro, la normalidad no abarca todos los aspectos de nuestra vida, sólo algunos. Y ahí llegamos al sexo, una de las cosas más sobrevaloradas de nuestra sociedad… Básicamente, ese es el problema de nuestra discriminación y el origen de tantos crímenes. Repito: crímenes.

Pero no me quiero enrollar mucho más, porque sobre esto hay carrete para rato. Así que, tal vez, continúe otro día…

Ahí os dejo el videomanifiesto de este año, que os dará muchas claves de lo que está sucediendo.

Porque no todo es juerga y colorines, por desgracia. Y la fiesta es sólo el final de una larga semana de eventos reivindicativos, culturales, educativos… que se celebran en todo el mundo… donde pueden realizarse.

FELIZ ORGULLO LGTBI !!!

Estándar
Cinefilias, Cortometrajes, De todo un poco, La gente, Suigeneris, Vaya mundo, Ventanucos

La magia de la bicicleta…

bicicleta

 

Hola a tod@s!!

Vuelvo, vuelvo…. Es que no pude evitar mostraros esta pequeña cosita que encontré…

Será que ando metida en mil historias y en ninguna… Pero una de las últimas podría ser ésta.

¿Os he dicho alguna vez que me encantan las ciudades donde la gente se mueve en bicicleta como uno más? Me refiero a esos ciclistas con traje, con chándal, señoras con la compra… mayores, jóvenes, madur@s… de todos los colores y culturas… Que suben, bajan, llueva o haga sol…

En Madrid no existe eso… somos tan tercermundistas que vamos a comprar el pan a la esquina en coche.

Ah, la pequeña cosita era este cortometraje precioso, donde una bicicleta puede guardar un universo…

¿Qué niño en el mundo no desearía tener una bicicleta?

Estándar
Cinefilias, De todo un poco, Destacados en red, Documentales, La gente, Recomendados, Vaya mundo, Ventanucos

La educación prohibida

“Todos somos genios.

Pero, si juzgas a un pez por su habilidad para escalar un árbol,

pasará toda su vida pensando que es estúpido”.

Albert Einstein

Siempre me he dicho que lo único realmente útil que aprendí en un aula fue… a leer y escribir.

Sí, me pasé hasta los 27 años estudiando por el método tradicional-oficial. Primaria, bachillerato, licenciatura y hasta un máster y otras cosillas. Curiosamente los trabajos y actividades a los que me he dedicado y que, en su mayoría, me han dado más satisfacciones, han sido producto de habilidades, aptitudes y conocimientos que no había aprendido en un aula y para los que no tenía ningún título.

De alguna manera, siguiendo un método autodidacta y salvando las distancias, me formé y eduqué a mí misma, aún en el marco de la enseñanza oficial.

Una conclusión sí que saqué: que la enseñanza oficial está mal diseñada y que no todos los seres humanos pueden estandarizarse como si de máquinas se tratara. Todos tenemos habilidades y ritmos de aprendizaje, intereses y particularidades que nunca se ven reflejados en los sistemas de educar a los niños establecidos oficialmente.

A lo largo y ancho del mundo se han asentado otras formas alternativas mucho más válidas y coherentes de educar a las personas para desarrollarse como seres humanos en comunidad y no como máquinas productivas, que es la forma habitual de educar.

Algunas de estas alternativas seguro que os suenan por el nombre: WaldorfMontessori… Pero hay muchas más que llevan años impartiéndose con grandes logros.

Ya me hubiera gustado a mí participar de estas experiencias.

Por eso ahora os invito a ver esta película documental recientemente estrenada bajo el nombre de La Educación Prohibida, el proyecto audiovisual del movimiento con el mismo nombre que alienta a educar centrándose en el amor, el respeto, la libertad y el aprendizaje. Todo un alegato en favor de otra forma de educar a los niños que un día formarán la humanidad del mundo.

Me gustó mucho cuando la niña discute con su profesor en una escena:

                 – Tienes que estudiar para ser alguien en la vida el día de mañana

                 – Yo ya soy alguien en la vida.

Cuando alguien me pregunta: “Cómo, no trabajas de lo tuyo?“, pienso para mis adentros: “No has entendido nada…

No dejeis de ver esta película, difundirla y reflexionar sobre ella.

Estándar
Cinefilias, Destacados en red, Documentales, La gente, Recomendados, Suigeneris, Vaya mundo, Ventanucos

Tiempo al tiempo

Esto ha sido lo primero que he visto esta mañana. Un abuelo.

Yo nunca tuve abuelo, porque los dos fallecieron antes de que yo naciera.

Al ver a este señor me he dicho: “Vaya, yo haría buenas migas con este abuelo. Cuantas cosas me enseñaría”.

Relojes, lecturas, radios, gatos…. y tiempo, mucho tiempo.

En realidad es una historia de amor, de amores, como deberían ser todas las vidas.

Sí, me gustaría que este abuelo fuera mi abuelo.

No dejeis de conocer a Emilio en este documental, os va a encantar.

 

Si quereis saber el final de esta historia podeis verlo pinchando aquí, pero os advierto que es triste.

(Más información del documental en el tubo)

Estándar