De todo un poco, Destacados en red, Hechos verídicos, Musarañas sonoras, Recomendados, Suigeneris

El gusano de Internet

Hace años, cuando decía que andaba en internet, alguna gente me preguntaba que qué había ahí, que como es que hablaba con desconocidos, que cómo es que pasaba ahí tanto tiempo, que cómo es que no veía la TV… y estúpidas cosas por el estilo.

 

Por aquel entonces, la mayoría de la gente que me rodeaba no se había metido nunca en la red, era algo para gente rarita. Apenas nadie tenía un ordenador en casa y eso que yo llegué bastante tarde, porque, durante mucho tiempo, me resistía a tener un PC, ni siquiera para escribir, y me aferraba a mi máquina de escribir.

 

Pero por esas cosas de la vida llegó un ordenador a mi mesa, sin internet ni nada de eso, cuando no existía windows y había que aprenderse comandos y tal. Así que comencé a usarlo para escribir y guardar textos y poco más, y guardarlos en esos floppys ligeros y frágiles. (Porque he de recordar a algunos que un ordenador se puede usar sin internet).

 

Al poco llegó internet a mi casa, con esos modems de llamada telefónica y velocidad de crucero a remos…. Es entonces cuando me hacían esas preguntas estúpidas que comenté. Los chats se hacían por IRC, con comandos para todo, y me metí en una comunidad temática (porque ya existían las redes sociales) y allí hice algunos grandes amigos que aún conservo.

 

Yo siempre fui un ratón de biblioteca y cuando descubrí internet me convertí en un ciber-ratón, buscando aquí y allá cosas variopintas para descubrir y compartir. Eso sí, nunca me dio por los juegos ni las consolas. Salvo un extraordinario y sencillo jueguito de ajedrez que teníamos en el PC de la facultad y que algunos amigos recordarán.

 

Es entonces, hace casi dos décadas, que inicié mi andadura bloguera, con estas musarañas… y llegué a tener hasta cinco blogs de distintas temáticas, que ahora están abandonados y perdidos en el espacio sideral. Entonces abrí una cuenta en Facebook, cuando todavía estaba todo en inglés y sólo tenía dos amigos. No le hacía mucho caso, claro, y hasta estuve a punto de cerrarlo varias veces.

 

Pero luego todo evolucionó, FB evolucionó… Y mató mis blogs (comencé a tener ahí más amigos y a compartir un sucedáneo de musarañas en FB) y sobre todo… las compañías que fabrican teléfonos (que cada vez eran más y más pequeñitos) encontraron un filón haciendo el móvil con más utilidades que la de hacer llamadas. Introdujeron internet en la vida de más gente. Y los móviles comenzaron a ser más y más grandes…

 

Ahora hay gente que no conoce internet más que en el móvil. No han conocido apenas internet en una pantalla como debe ser, con webs en todo su esplendor de diseño. Por eso a mí no me gusta navegar en un móvil. Me parece una mierda, y sólo lo uso para pequeñas cosas. No ando pegado al móvil mirando vídeos enviados por whatsapp, ni estoy en grupos guasaperos mirando tontunas. Eso ya es historia, después de haber sufrido aquellos miles de powerpoint que te enviaban por email.

 

Bueno, todo este rollo iba porque quería contaros alguna cosa que me encanta de internet y que es difícil de encontrar fuera de él.

 

La cualidad de internet que más me fascina es…

 

Seguir leyendo

Estándar
De todo un poco, Hechos verídicos, Suigeneris

Yo, sola-mente

Soy un talento desaprovechado, porque nunca llego a ser lo que soy.

talentos

Estándar
Destacados en red, Hechos verídicos, La gente, LGTBI Colectivo, Recomendados, Vaya mundo, Ventanucos

¿Orgullo gay?

Este evento lo llaman así, pero ya desde el principio es sesgado y confuso.

Hoy en Madrid se celebra el final de la Semana del Orgullo Gay, con una manifestación lúdico-reivindicativa en el centro de la ciudad. Sí, es una forma de abreviar, pero, al final, de tanto abreviar, se pierde la esencia, el mensaje, la verdad.

puño lgtb

Para la mayoría de la gente corriente, el común de los mortales, este acto es el único que existe en esta semana y se resume en cuatro imágenes que salen por la tele: travestis, locas, chulazos y juerga.

Hay eso, sí, pero me atrevería a decir que esas cuatro imágenes son la minoría del colectivo LGTBI del mundo. Y no estoy en contra de ello, para nada, al contrario, lo comprendo. Sólo es que son los que están, pero no están todos los que son. Es decir, están, pero no salen en los medios. Y lo que no sale en los medios no existe.

Bien, llegados a este punto, quiero daros un poco de información al respecto. Y esto lo cuento para la mayoría y para los propios LGTBI que odian esta manifestación multitudinaria.

Comencemos por el propio nombre: ORGULLO.

Antes de nada, aclaro, yo no me siento orgulloso de ser trans. Como tampoco me siento orgulloso de ser español, diabético, moreno o de Madrid. Sólo me siento orgulloso de lo bueno que puedo haber logrado por mí mismo para dar al mundo, que no sé si es mucho o poco.

Pero, ¿por qué se denomina ORGULLO? Sencillo: porque hasta ahora nos habían dicho que éramos una mierda de tercera categoría. Y como tales nos trataban. Y como tales debíamos sentirnos. Hasta que un día, el 28 de Junio de 1969 (trece días antes de mi nacimiento, por cierto), a unos gais y trans de un local de Nueva York se les inflaron las pelotas por ser tratados como mierda y montaron un pollo descomunal en el barrio y, poco a poco, la gente se fue sumando. Y de ahí al mundo mundial.

Pues bien, vista la forma en que los trataban, comenzaron a reivindicar con la estrategia de compensación.

¿Que dicen que soy una mierda? Pues voy a sentirme descomunalmente orgulloso de lo que soy de verdad. ¿Que creen que debo estar escondido debajo de las piedras? Pues voy a mostrarme exageradamente yo. ¿Que creen que no puedo mostrar en público mis afectos? Pues voy a morrearme con el primero que pase hasta que se me caiga la lengua. ¿Que es mejor que no haga ruido? Pues voy a cantar y bailar con la música bien alta hasta que se rompan las calles. ¿Que debo sentirme avergonzado de ser yo? Pues voy a hacer una gran fiesta de lo que soy. Y además, de esta manera, voy a exigir que me traten como a una persona humana, un ciudadano de primera categoría, como a todos los demás.

Y ahí llegamos a la segunda palabra: GAY.

Cuarenta y cinco años después, las cosas han cambiado, sí. Ahora sólo somos tratados como mierda de segunda categoría. Y no todos, porque este colectivo abarca a personas diversas: lesbianas, gais, transexuales, bisexuales e intersexuales (LGTBI). Las lesbianas y los gais son de segunda A y los demás de segunda B regional. Algunos, ni existen…

Para el común de la gente, esto les suena a ciencia-ficción, porque es lo que tiene la normalidad, que no sólo se cree única, sino también lo mejor. Pero claro, la normalidad no abarca todos los aspectos de nuestra vida, sólo algunos. Y ahí llegamos al sexo, una de las cosas más sobrevaloradas de nuestra sociedad… Básicamente, ese es el problema de nuestra discriminación y el origen de tantos crímenes. Repito: crímenes.

Pero no me quiero enrollar mucho más, porque sobre esto hay carrete para rato. Así que, tal vez, continúe otro día…

Ahí os dejo el videomanifiesto de este año, que os dará muchas claves de lo que está sucediendo.

Porque no todo es juerga y colorines, por desgracia. Y la fiesta es sólo el final de una larga semana de eventos reivindicativos, culturales, educativos… que se celebran en todo el mundo… donde pueden realizarse.

FELIZ ORGULLO LGTBI !!!

Estándar
Hechos verídicos, La buena noticia, Recomendados, Vaya mundo

Antonova

“Mira qué generosa es la naturaleza!!”

Generosa es la naturaleza de esta mujer, que por su boca exclama, riendo, esa frase, mientras cosecha entusiasmada los hermosos tomates que ella misma ha sembrado en su huerto de las montañas de la Vera extremeña.

Ella es Toñi de las montañas, conocida artísticamente como Antonova Masedosky, la mujer que lleva tatuada en el brazo la partitura del “Bésame mucho“. Un brazo que igual te toca al acordeón una dulce melodía, que coge una motosierra para podar o que cultiva con parsimonia su huerto.

brazo toñi

A lo largo de la vida, uno conoce a multitud de personas, pero sólo unas pocas podríamos decir que son dignas de estar en lo alto de la escala de admiración y humanidad que proyectamos sobre ellas. Es decir, sólo unas pocas pueden alcanzar el estatus de decir “merece la pena” conocerlas bien de cerca y no perderlas de vista.

toñi postal 2

Pues bien, hace ya algunos años que conocí a Toñi, cuando, por esas cosas de la vida, recalé, o más bien, el universo, con sus malabares, me hizo recalar en las Chozas de la Ruta de la Plata, a las que dediqué en aquel momento esta musaraña.

Choza Julia

Es difícil definir a esta mujer. Pequeño recipiente, cerca de la sexagésima primavera, con sueños de una niña, mujer hecha a sí misma con una mochila llena de avatares, anécdotas, viajes, historias, luchas, mucha música y mucha vida, fruto de la cual se ha convertido en una persona llena de humanidad, sabiduría, humildad, y generosidad; cualidades que va esparciendo por donde pasa, como si de simiente se tratara.

sol de la VeraEs lo que yo considero una persona NORMAL, o sea, algo poco frecuente, como el sentido común. Ella es la muestra viva de lo que se llama El Concepto.

Ella no creó el concepto, simplemente lo llevó a cabo, lo definió, lo puso en práctica, lo construyó con sus propias manos y ahora lo vive en sus propias carnes y lo da a conocer a quien se acerca. Te lo inyecta en vena desde el minuto uno, si tienes la piel adecuada para ello. Desde aquellos primeros días en su casa, ahora siempre que brindo, digo: POR EL CONCEPTO!

Si no sabes lo que es el concepto, tienes que pasarte por las chozas y conocer a Toñi, un lugar y una personita inclasificables. Simplemente un día allí, con ella, observando y viviendo cada rincón y cada minuto, te sacarán de toda duda.

Con deciros que ese es el lugar donde me gustaría vivir y alguien así es lo que me gustaría a mí ser de mayor, ya lo digo todo. Quien me conoce sabe de mi criterio para conocer el alcance de esta afirmación.

Y no digo más… Salvo que Toñi es una de las personas más libres y afortunadas que conozco.

toñi banderaFotos: B. Matías SuiGeneris (agosto 2013)

 

Estándar
Cinefilias, De todo un poco, Destacados en red, Documentales, Hechos verídicos, Medio ambiente, Recomendados, Vaya mundo, Ventanucos

Mario Morcillo, para siempre

” Luego, tranquilidad y Caribe”.

No os preocupeis. Esto es fabuloso…

Mario M.

Incredulidad. No respiro. Así es. Algo se detiene unos instantes. Le veo sonreir y le oigo contarme. Como si estuviera aquí. Como si nos hubiéramos visto ayer.

Mario en La Patagonia

Antes del verano me invitó por enésima vez a acompañarle a alguna de sus “expediciones”. Me habló de Panamá, ese lugar extraordinario donde hacer muchas cosas, donde vivir. Vivir. Esa era la especialidad de Mario, vivir. No todo el mundo puede decir lo mismo. Es más, la gran mayoría cree que lo hace y no es así, ni de lejos.

Mario es un tipo como pocos. Su secreto es las ganas. Las ganas de descubrir, de aprender, de disfrutar y explorar, como un niño y con un chupachups en la boca. Tal vez por eso se ha ido con apenas 41 años. Suele pasar. El lunes se fue a disfrutar y compartir los Quetzales y los encontró, vaya si los encontró… que voló con ellos y todo. Pero no sólo le interesaban estos maravillosos animales.

Su gran pasión: los mamíferos marinos. Y también la música, la ciencia, la divulgación, la arqueología, la navegación, los olivos, el mar, la buena comida, la risa, la vida… Y compartir, sobre todo compartir, su fascinación por tantas cosas, sus proyectos, sus ilusiones, su alegría de vivir… Insisto: vivir.

Yo lo conocí en la Facultad de Veterinaria. Estudiamos juntos esa carrera de la que yo saqué algunos amigos y él sacó eso y además una forma de ganarse la vida haciendo lo que quería, pero tocando todos los palos, todas las salsas, todo lo que podía imaginar, que era mucho, y que él nunca pensaba que fuera imposible. Para Mario, todo se puede hacer si puedes imaginarlo, si le pones pasión. Y si no sale como esperabas, al menos, disfruta y pásatelo bien. Así, siendo aún estudiante, creó el germen de su gran proyecto: Balaena, una asociación para la divulgación del conocimiento de los mamíferos marinos.  De esa semillita salieron toda clase de aventuras: La Isla de los Delfines -una plataforma desde la que promover el estudio, disfrute sostenible y conservación de los cetáceos, que se ha extendido por gran parte del mundo-, documentales de naturaleza, delfinoterapia, expediciones a Patagonia, Centroamérica, el Mediterraneo, turismo de aventura para discapacitados…. Y tantas cosas hechas y aún por hacer…

Perdí el contacto con él durante años, pero hace un tiempo, por esos azares de la vida, volvimos a encontrarnos. Estaba encantado con la idea de volver a organizar un encuentro de viejos amigos de la facultad. Y además de la fiesta (donde él, por supuesto, pondría la música como gran DJ que era), crear a partir de ahí, un premio para impulsar proyectos juveniles relacionados con el medio ambiente.

Mario era y es así. Plantaba, cuidaba y regaba toda clase de semillas. Era un cultivador. No sólo de olivares ecológicos en su tierra jienense que tanto adoraba, sino también de pasiones y vicios de l@s buen@s, de las que te hacen crecer: la amistad, la solidaridad, la risa, la ilusión, el conocimiento… Todo el mundo te quiere en todas partes por donde pasas.

Lo mejor de todo es que era contagioso. Te contagiaba las ganas de vivir.

Eres un canalla, nos has dejado la fiesta empantanada para irte con la música a otra parte.

Feliz añoo a tod@s!!!… La noche vieja mas increible de mi vida!!! Una isla en medio del caribe con la etnia kuna, una de las comunidades mas interesantes con una historia y cultura increible…y dueñosos de su territorio por completo…me bautizaron como “Uagui”, delfin en kuna…jeje…las uvas nos las comimos a las 7:35h…esta claro que nos las comimos cuando quisimos…jajaja…luego tranquilidad y caribe…yea!! (Mario, desde Panamá, para la Isla de los Delfines en Facebook, 1 de enero de 2012)

—– ♥ ♦♦♦♥ —–

Para los que conocisteis a Mario, y los que no lo conocisteis, os dejo algunos videos de su arte…

Su sentido del humor:

Su último proyecto de aventura, la Expedición a Panamá:

Su último proyecto de turismo para discapacitados, Discapate:

Su presentación del último curso organizado por La Isla de los Delfines, de delfinoterapia:

El lugar donde encontró el paraíso:


Estándar
Cinefilias, Cortometrajes, De todo un poco, Hechos verídicos, Ventanucos

Feliz solsticio de invierno

Canta y golpea el mar, no está de acuerdo. No lo amarren. No lo encierren. Aún está naciendo. Estalla el agua en la piedra y se abren por vez primera sus infinitos ojos. Pero se cierran otra vez, no para morir, sino para seguir naciendo.

Pablo  Neruda

Estas son fechas que se celebran a lo largo y ancho del mundo desde tiempos inmemoriales. Es el solsticio de invierno, cuando la luz del sol comienza a durar más tiempo en el día y las noches comienzan a durar menos. Es tiempo de renacimiento desde la oscuridad, por eso es un rito ancestral en la mayoría de las culturas.

Hoy quiero celebrarlo y brindarlo a alguien especial. Y además, compartirlo con todos vosotros.

Este cortometraje está dedicado a un pajarillo.

Feliz vuelo!

Estándar