De todo un poco, Suigeneris

¿Volverán las musarañas?

golondrinas

Sí, como las golondrinas esta primavera (mis vecinas han vuelto a su nido, por cierto).

Sé que soy reincidente, que no es la primera vez que insinúo esto de reavivar el blog de las musarañas, ese entrañable hijo que di a luz hace ya más de doce años y que tantos buenos momentos me ha dado a mí y, espero, a más de un@ de sus lectores. Tuve otros hijos de la misma madre, pero con otras personalidades, lo que hizo de las musarañas, al ser el primogénito y el más espabilado, mi hijo preferido.

Para los que no sepan de qué hablo, les diré que este blog, “Mirando las musarañas”, era y es un espacio que abrí para compartir las cosas que me parecían interesantes que encontraba por la red, además de reflexiones y opiniones sobre los más diversos temas, aunque la cosa se hizo prolífica, sobre todo, en asuntos musicales y cinéfilos, y que dió origen a interesantes conversaciones, tanto polémicas (con mis queridos trolls internaúticos) como de caracter amable, con lectores que acabaron siendo amistades más que virtuales, cosa que agradezco enormemente. He de decir también que el blog dió otro fruto más discreto: la creación no oficial del verbo musarañear (=explorar, investigar) y la del sustantivo musaraña (=post del blog, tema de interés).

Uno de los calificativos más descriptivos y agradables que dieron a mi blog fue el de “bazar persa” (gracias, Pal), precisamente porque era un lugar donde podías encontrar de todo y pasar entretenido una tarde de domingo aburrido, y que además no se perdía en el espacio sideral, como el resto de fastfood que tanto consumimos en internet. Era como una revista muy tocha donde podías encontrar algo de tu interés aunque hubieran pasado meses o años.

Es lo que tiene un blog a diferencia de cosas como Facebook. Funciona como una bitácora bien organizada cronológicamente, un almacén antiguo, un colmado ordenadito y practicamente eterno (salvo alguna que otra pérdida de fuentes y actualidad obvias).

Bien, pues este es precisamente el mal que ha hecho Facebook a los blogueros,… o al menos a mí. Cuando nos abrimos una cuenta de Facebook y comenzamos a usarla con asiduidad (y la mía creo recordar que la abrí cuando FB todavía estaba sólo en inglés, no tenía chat ni otras muchas funciones, y durante mucho tiempo tuvo apenas tres o cuatro amigos, por lo que estuve varias veces a punto de cerrarla). Esto derivó en la incorporación de más amigos y conocidos (he de decir que todos conocidos físicamente o cercanos a estos, y muy rara vez personas absolutamente desconocidas, además de algunas celebridades de mi interés) y en comenzar a compartir con más frecuencia las cosas que antes colocaba en el blog. Gran error.

El error de la pereza y la rapidez. Cuando presentaba un tema musical o una película en el blog, estaba mucho más currado porque incorporaba más hipertexto y era menos inmediato. Ahora cualquier cosa tiene un botoncito de compartir en FB y con apenas un par de frases, hale, ya os enchufo algo que quiero compartir en mi muro.

Otro fallo es que los contenidos ya no están a disposición de todo el mundo, sólo lo están para mis contactos, obvio, con lo que se pierde exposición y potenciales lectores. Y además se consume de forma muy diferente. Lo que escribiste hace dos días, tres, y no digamos, meses o años, ya no lo lee ni le interesa a nadie. Y además, ya es difícil de encontrar, a no ser que sea una foto bien almacenada en un album o poco más.

El caso es que el blog fue perdiendo fuelle y me decanté, o más me abandoné, a Facebook.

Los intentos de volver a reavivar las musarañas, como decía, han sido varios… pero el hecho de seguir compartiendo cosas en FB que realmente respodían al espíritu musarañil, se hacía más prolífico… y lo otro se hacía más cuesta arriba por diversas razones…

La última vez que lo intenté, como era habitual cada cierto tiempo, le cambié al blog la interface, la piel, la visualización, el aspecto, para intentar darle cierta novedad al tema. Esta última muda me pareció en un principio más moderna, algo diferente, de esas intuitivas para el usuario, que se dice (adivinatorias, más bien, -ese es el mal que ha hecho Android a los neófitos-), pero ya no me gusta ni a mí, porque creo que se pierde mucho con este minimalismo androide -el mal que han hecho los móviles a internet-.

ultima interface

En definitiva, que creo que el minimalismo clásico en la apariencia es mucho mejor para el cometido y para el uso del blog.

Dicho todo lo cual, por si alguien ha llegado hasta aquí, lo que quiero transmitirte es que, una vez más, QUIERO VOLVER A MUSARAÑEAR desde el blog, por las siguientes razones:

1. Se comparte con más personas del mundo mundial, sin aspirar necesariamente a la interacción con los lectores, como parece inevitable en FB. Porque no olvidemos que FB es una plataforma de INTERACCIÓN. En el blog se lanza un contenido al hiperespacio y listo, que lo disfrute o lo repudie quien le de la gana y que se exprese idem.

2. Hay contenidos que prefiero que queden organizados como debería ser y que estén disponibles ad libitum para quien los quiera encontrar facilmente y en cualquier momento.

3. FB no permite incorporar casi ningún tipo de edición para hacer más atractivo, más preciso y más expresivo un contenido que lo merece o necesita.

A lo que, para no extenderme más, me remito para informaros de que es bastante posible que próximamente cambie de cara, pase la fregona, renueve y relance “Mirando las musarañas” y publique allí contenidos de forma más periódica (semanal, mensual o lo que se tercie) como películas y otros que he ido compartiendo en FB en los últimos tiempos. En cualquier caso, que no se preocupen los más perezosos o los más despistados en cuestiones de sindicación bloguera (métodos para enterarse de las actualizaciones), porque incorporaré un mecanismo (como tengo para otros de mis blogs que conoceis, además de un grupo abierto de FB llamado “Me gusta mirar las musarañas” que abrí hace tiempo y que algunos conoceis) para que todos los contenidos de las musarañas se publiquen automáticamente también en FB.

Así, todos contentos.

Por supuesto, como siempre, se admiten opiniones y sugerencias.

Y cuando digo que es bastante posible, quiere decir que también puede ser que no lo haga o lo haga a medias. En este momento, el presente, que es el único que existe, tengo la intención… pero mañana, no lo sé.

Espero que, tanto si lo hago como si no lo hago, no me tiren muchas piedras.

Gracias.

Matías Suigeneris

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s