De todo un poco, Destacados en red, Documentales, Hechos verídicos, La buena noticia, La gente, La valija, Musicales, Rescatando musarañas, Sonorama, Vaya mundo, Ventanucos

O melhor 25 de abril da historia

Sí, ultimamente voy diciendo por todas partes que echo de menos Lisboa, y que a ver si regreso de nuevo. Me gusta ese país, me gustan sus gentes, su forma de ser, su comida y sí, su revolución, que hoy celebran coincidiendo con el lunes de pascua. Pero a mí la pascua me importa poco, así que…

A pesar de que los telediarios hablan de Portugal ahora por otros motivos, quiero, de nuevo, recuperar una vieja musaraña  (con algunos cambios necesarios) en recuerdo de tan señalada fecha en la vida de nuestros vecinos.

Si es que hasta el nombre es bonito… Ojalá todas las revoluciones populares prodemocráticas fueran así, primaverales y con flores…

Publicada el 25 de abril de 2007

La Revolución de los claveles.

Simplesmente o nome já é formoso…

Feliz aniversário!

flores y fusiles

Pinchad la foto

El 25 de abril de 1974, a las 00:25 horas, la Rádio Renascença transmite Grândola, Vila Morena, una canción revolucionaria de José Afonso. Es la señal pactada por el MFA para ocupar los puntos estratégicos del país. Seis horas más tarde el régimen dictatorial se derrumba.

Para celebrarlo he añadido a La valija algunos regalos:

– Levantado del suelo, y El cuento de la Isla desconocida, de José Saramago.

– Poemas, de Pessoa. (Antología en edición bilingüe)

Se nota que tengo debilidad por mis vecinos. Y hoy me entraron ganas de volver a Lisboa…

Ignoro si alguna otra vez en la historia un ejército se puso del lado del pueblo, dio un golpe de estado, acabó con una dictadura y trajo la democracia y la libertad a un país.

Estándar

One thought on “O melhor 25 de abril da historia

  1. Precisamente, en el libro que estoy escribiendo rememoro esta fecha. Tuvo mucha importancia para mí y creo que para todos nosotros, mucha más de la que la historia y los libros han publicado hasta ahora. Yo la recuerdo con añoranza y mucha envidia, y no solo yo; que en aquel tiempo vi llorar a un capitán.
    Periódicamente la edito en mi blog, unas veces de una manera y otras de otra. Y es que los tiempos cambian, de la misma manera como lo hace la percepción que tenemos de una misma cosa.

    Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s