Cinefilias, La gente, Trailers, Vaya mundo, Ventanucos

El Ejido: la ley del beneficio

El otro día ya os comenté de ir a la Muestra de cine africano de Madrid. Pues bien, estuve viendo El Ejido: la loi du profit, un documental muy bueno (premiado en numerosos festivales y difundido en las televisiones europeas, no así en la española y con dificultad en la marroquí) en coproducción franco-belga-marroquí dirigida por el realizador Jawad Rhalib, que después de la proyección atendió a las preguntas de la gente.

Un trabajo que está siendo vetado y perseguido por la situación que denuncia, y que debería hacernos pensar en aquello que consumimos, en lo que está permitido, en lo que es capaz de perseguir la codicia, lo que es capaz de aguantar un ser humano por alcanzar una meta, lo que está llegando a ser el mundo globalizado, lo que importa, lo que se deja atrás, lo que se ignora, lo que vale eso que te llevas a la boca, lo que supone la forma de vida que llevamos, que queremos… El mundo que se está construyendo sin que nos demos cuenta y sin que nadie pestañee.

En este documental se habla de la terrible situación, las indignas condiciones de vida, el día a día que viven los inmigrantes marroquíes que llegan a este pueblo almeriense buscando su sueño. Un trabajo tan necesario como controvertido. Desde universitarios viviendo sin agua y aguantando 40º bajo plásticos hasta agricultores españoles exinmigrantes en Francia a quienes no les importa que otros vivan como vivieron ellos en su peripecia europea, pasando por pícaros magrebíes que alquilan colchones bajo techo duro a sus compatriotas.

Dios es el dinero. Y dios abre las puertas de la felicidad. Dicen… Para rendir culto a dios, todo vale.

Explotados, desatendidos, a su suerte… Y no abandonan su sueño, con la mirada fija en el horizonte. Una historia contada desde los ojos de unas personas que sobreviven. Como dice el realizador, un documental de autor, que no sirva de altavoz a asociaciones, agrupaciones, organizaciones, instituciones.. sino, simplemente, a personas sin voz.

Chabolas llenas de tristeza, y aún así, sorprendentemente, de esperanza.

Estándar

13 thoughts on “El Ejido: la ley del beneficio

  1. Gracias por la referencia. Me ha parecido muy interesante el corto (al menos el resumen colgado de YouTube), indispensable para tomar conciencia de que no tan lejos como pensamos rigen otras leyes que nada tienen que ver con los derechos humanos y laborales.

    Me gusta

  2. Desde luego, no sabemos lo que tenemos, y, lo que es peor, no sabemos lo que hay detrás de cada tomate que nos comemos.

    Si la puedes encontrar te la recomiendo. Este tipo de trabajos son los que deberían mostrar en las escuelas, en las televisiones públicas, y no la mierda que meten.

    Así están las cabezas!!

    Me gusta

  3. Como siempre y tantas veces.
    Y me pregunto el por qué de esta autocensura.
    Tampoco es para tanto conocer como se cultivan los tomates y pimientos que comemos.
    A nuestra sociedad ya le aburre su mierda. Solo cuando se siente amenazada directamente, cuando sube el precio del pan o la leche se moviliza y escandaliza.
    Todos felices y contentos, la sociedad del bienestar es nuestra, da lo mismo que unos cuantos dejen su piel por el camino, y más si tienen la piel oscura, rezan a un dios extraño y no huelen a ajo sino a especias.
    Un abrazo.

    Me gusta

  4. igual me sigue pareciendo increíble que las “democracias” no quieran verse en el espejo de la inmigración… y pensar que tengo / o tuve parientes en el Ejido… increíble… les voy a mandar esta dire, si puedo…

    Me gusta

  5. Las hortalizas que crecen y se recogen allí en El Ejido abastecen los supermercados de media Europa, que lo sepas.

    Son inmensas explanadas de plásticos para que todos podamos tener tomates todo el año, por ejemplo…

    Y del daño ecológico ya ni hablamos. Una pena. No, un horror.

    Me gusta

  6. Antonio dice:

    Hola suigeneris,
    viendo el trailer del documental, que tanto le impactó, vi en él una realidad a medias. No es mi opinión la de un desinformado, pero sí la de un habitante de El Ejido: sólo el 30% de la población es agrícola, sólo el 50% de las explotaciones tienen empleados extranjeros, y de ese 50% la mayoría trabajan con los propietarios de la explotación y sus familiares.

    El sueldo medio de un empleado de invernadero es de 35 E por 8 horas de trabajo, lo que equivale a un mínimo de 700E mensuales. Como sabe usted, está por encima del sueldo mínimo, y esa es la explicación de por qué este tema no ha transcendido judicialmente en este país. Lo crea o no, jurídicamente el empledado de un invernadero en la mayoría de los casos está dentro de la ley.

    ¿Son falsas las imágenes del documental?

    No, no lo son, pero no es oro todo lo que reluce. Para buscar una explicación a la situación viajeremos a África:

    Nos encontramos viviendo en una familia de 9 hermanos, a cuyo cuidado están las madres o madre y padre. Con esta familia conviven los ancianos progenitores y seguramente algún familiar más. Por infurtunios del país donde habitan su vida es insostenible y uno de ellos se ve obligado a dejar su tierra para buscar una vida mejor y poder ayudar a su familia.

    Nuestro hombre o mujer llega a El Ejido. Póngase en su situación: trabaja en un invernadero porque la sociedad no le acepta en otro trabajo, en el que gana 700 euros mensuales. ¿Tendría dinero para hacer vida junto con alguien, en un piso alquilado, por ejemplo? Sí, con dificultad; como cualquier joven de este país. ¿Dejarías a tu familia en la más grande de las miserias? Claro que no, yo daría mi dinero y mi vida si fuera posible.

    Con todo esto le quiero decir que el documental está enfocado a ese municipio por intereses meramente económicos, intereces que han sido denunciados por el gobierno español y municipal. Pero la realidad del documental está ahí; en ese municipio, en el de al lado, en la provincia entera, en Andalucía, en España y supongo que en Europa. Es un problema social, donde los culpables somos todos, y en el que no por dejar de comer un tomate se vaya a solucionar todo.

    Me gusta

  7. Evidentemente hay casos así en todas partes. Habrá quizá, obreros que ganan esos 700 euros.

    Lo que yo vi en el documental se llama explotación y condiciones de vida indignas.

    Me da igual que sea El Ejido o Villabotijo de Abajo.

    Lo que me inquieta es la ignorancia de lo que hay detrás de cada tomate que nos llevamos a la boca. La misma boca que luego suelta estupideces sobre esa pobre gente que, dicen, vienen a invadirnos.

    Son historias de personas concretas, son sus vidas concretas… eso es el documental.

    Me gusta

  8. Antonio dice:

    Hola,

    Veo en usted un gran interés en la desigualdades que nuestro mundo cercano esta sufriendo y me alegro por ello, pero me gustaria que lo tratases con mas objetividad. pues con tu respuesta a un comentario donde se descalifica a la población que me vio crecer y que dia a dia crece más por suerte, menosprecias el trabajo de muchos, que no solo hablamos si no hacemos.

    En El Ejido con la reciente escuela del emigrante donde los nichos recibiran una educacion complementaria, la creación de la mayor biblioteca rumana para la preservación de la cultura rumani, asociaciones como almeria acoge o el area de servicios sociales que con su programación alegra muchas tardes a lo mas pequeños, en definitiva, menosprecias a miles de profesionales y voluntarios que con su esfuerzo trabajan para que el municipio alcance una meta por todos deseada: la total integración, la convivencia y el crecimiento sostenible de una ciudad que cada dia da las gracias a la ayuda aportada por cada uno de sus habitantes, habitantes con 57 nacionalidades diferentes.

    Me gusta

  9. Yo no menosprecio a los que hacen cosas, no me malinterpretes. Claro que hay buenas ideas y proyectos integradores.

    Pero eso no quita para que existan esas otras realidades. No se pueden negar, así que no me digas que no soy objetiva. Eso existe.

    Y no tiene que ver con que exista buena gente también.

    Me gusta

  10. juan dice:

    Desde luego que este video es vergonzoso ya que nos ofende atodos los agricultores,llevo 30 años trabajando en los invernaderos y con 40 grados no hay quien lo aguante ,tenemos nuestros horarios que vamos cambiando para no pasar calor,y respecto alos emigrantes que viven mal no somos nosotros los responsables si no ellos que no quieren gastar dinero en casa y sobre todo lo marroquis yo conozco a muchos rumanos que viven del campo y no viven a sin commparten casa y viven en condiciones decentes.Vamos ya señores no nos juzgen sin saber,a veces los utilizados somos los agricultores ,pues los emigrante vienen al campo en busca de papeles y cuando los consiguen nos dejan tirados y lo mismo cuando mas falta nos hacen y otra vez a empezar con otro ilegal con todos los riesgos que ello conlleva,inspecciones,accidentes laborales,pero que hacemos si los tomates se ponen rojos hay que recojerlos y tenemos que echar mano de lo que hay,pero que sepan esta gente que ve la agricultura desde otro punto de vista,que nosotros queremos gente con papeles y con todos sus derechos

    Me gusta

  11. samuel dice:

    Soy ejidense, estudiante . Hace algunos años mi padre tenia invernaderos y creo que puedo ablaros de la situacion real que se vive en el ejido.
    Vamos por partes:
    -Primero decir que en el documental hay una gran buscaqueda de sensacionalismo, ya que si observais los agricultores que se muestran en el documental, se ve claramente que son analfabetos, lo que proboca racismo gratuito. Estoy mas que seguro de que si para las entrevistas a los agricultores hubieran usado un metodo aleatorio de seleccion no se mostraria gente asi, aunque claro, no saldria un documental “tan emotivo” como el que ha salido.
    -Segundo, respecto a lo de las chabolas, sinceramente, no me extraña, ya que si observamos la poblacion demografica desde el año 2000, el crecimiento a sido de unos 30000 habitantes lo cual nos indica una gran afluencia de gente hacia el ejido. De esa gente un alto porcentaje es de extrangeros que suelen venir en busca de una vida mejor, evidentemente no todos lo consiguen ya que son muchos y medrar es dificil, a la contra del tema de las chabolas tambien estan los que tienen banda ancha y ropa de marca.Y no son pocos, que de la misma manera que hay muchas chabolas, en distintas zonas de El Ejido(Balerma, Las Norias, Matagorda, y distintos barrios de El Ejido) los inmigrantes viven en casas como la mia.
    -Sobre los temas de la explotacion en los invernaderos no voi a hablar, porque sinceramente no puedo, lo siento.

    Por ultimo aclarar que de la misma manera que mi ciudad no es el cumulo de racismo y explotacion de inmigrantes que se quiere mostrar en el documental, tambien digo que no es una ciudad perfecta, sinceramente es una ciudad con mucho analfabetismo debido a sus origenes alpujarreños, lo que provoca quizas mas racismo de la cuenta.

    Discupad si hay faltas de ortografia y la mala estructura del texto, las letras no son lo mio 🙂

    Un saludo desde El Ejido

    Me gusta

  12. frank dice:

    dios mio…que cantidad de gilipolleces decis suigeneris, fernando, pau…, que asco dais!! jajaja
    la mentira seguira reinando mientras descerebrados como vosotros creais cualquier cosa sin comprobarla…joder. que el ser humano sea asi es asqueroso, indignante y mas que triste…
    es muy bonito tener un blog y perder el tiempo con el gritando cosas al viento de las que no tienes ni puta idea… mira me recuerdas al gobierno aleman ahora mismo…jajaja
    te aconsejo si no borrar esto…al menos vete a estudiar coño y deja de hacer la subnormal porque para mi por ejemplo que cnozco el tema porque vivo alli, no como tu que a saber donde estas ademas de enfrente de una pantalla de cine donde echan docuemntales financiados por intereses economicos que critican lo que necesitan criticar…ni idea de donde vives pero…si te apetece ve a el ejido y date una vuelta para conocer la situacion sobre el terreno, y que casualidad que de las 60 nacionalidades o mas diferentes que viven en este pueblo siempre los problemas sean solo con unas cuantas y siempre las mismas…que casualidad que la mayoria de los inmigrantes se busquen un lugar donde vivir a cambio de un alquiler y los de siempre vivan en chabolas y vendan hachis de mala calidad por la calle…jajaj
    suigeneris..bonito nombre, tan ridiculo como tus palabras

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s