Hechos verídicos, La buena noticia, Suigeneris

Aún no, por favor

cristal bus lluvia

Vuelvo a casa. Está amaneciendo, son las 7:15, pero aún está bastante oscuro. Llueve con ganas. Voy en el coche oyendo a Antony and the Johnsons. Salgo de la autopista por el carril de deceleración. Un autobus invade mi carril por la derecha. No hay escapatoria. Frenazo. Todo se desliza como un cuchillo con mantequilla por encima de una tostada. El bus me lame el costado y me arroja contra el muro de cemento de la izquierda. Me veo hecha un sandwich porque no cabemos los dos en ese espacio. Todo bloqueado. Todas las luces del salpicadero encendidas. Hasta el CD ha saltado y ya no hay música. No tengo susto. Solo indignación porque el conductor del bus ni siquiera se ha detenido a ver lo que había hecho. He tocado el claxon largamente en un grito de rabia impotente, mientras veía como se alejaba ese bicho verde de la empresa La Veloz llevando a gentes corrientes a su quehacer diario, como si matar no tuviera importancia.

La gente muere cada día, a montones, tontamente, sin ninguna importancia… no se necesitan razones para morir, ni planificación para vivir.

Un día llega un tipo distraído y te aplasta bajo la lluvia. Basta un instante.

Y también hay milagros.

Primero pensé: no, aún no, por favor.

Y después: gracias.

Entonces, muy seria, arranqué de nuevo y volví a encender la música.

Estándar

12 thoughts on “Aún no, por favor

  1. J.T. dice:

    Después de leerte me he imaginado un disco sonando y de pronto un leve roce… un sonido de aguja que rasga el aire y el silencio. Basta un roce, un instante, como tú dices.
    Luego la aguja vuelve al surco y la música vuelve a sonar.
    La tuya.

    Cada día es un regalo y casi nunca nos damos cuenta. Al menos yo.

    Espero que éste lo tengas muy bueno. Para compensar el rayazo de hoy.

    Me gusta

  2. politicamente incorrecta dice:

    Aunque tarde, me alegro que todo haya quedado en un susto, hago unos cuantos kms para ir al curro y sé que autobuses, camiones y demás mastodontes son una peste y una auténtica pesadilla, yo les tengo mucho miedo, para ellos es su “herramienta de trabajo” le pierden totalmente el respeto y además prima la ley del mas fuerte, creo que las sanciones deberian incluir “la inmovilización” del medio de transporte cuando haya sanción de retirada del permiso de conducir, mas que nada para “implicar” al empresario, porque si no ponen a otro a conducir y santas pascuas, porque en tu caso ha habido suerte, pero en otros muchos no es así y aquí ya sabemos de antemano quien lleva las de perder. Salu2.

    Me gusta

  3. Sí, yo creo que por eso se ha puesto de moda en las ciudades llevar uno de esos coches contaminantes, los todoterreno, para los que no pueden comprarse un tanque para amedrentar a los demás. Eso dice mi padre. Y luego se queja del gasto que le ocasiona su tanque. Pobre.

    Me gusta

  4. Sí, lo leí, pero como no pusiste tu nombre no sabía que eras tú. Ya ves, los milagros existen… Pero es que además sucedieron otros accidentes en personas cercanas y también se salvaron, uff…

    Gracias, tesoro. A ver si te vuelvo a ver más por aquí.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s