De todo un poco, Destacados en red, Hechos verídicos, La gente, Vaya mundo

No me gusta internet

No, no, no son palabras dichas por mi boca. Son de un amigo que tiene una corta visión de algunos temas, como por ejemplo éste. Él es lo que se suele llamar un analfabeto tecnológico, en concreto para manejarse en Internet, porque el teléfono móvil lo maneja mejor que yo -que soy analfabeta para esa estupidez de llenar un teléfono de videos chorras y politonos infames-. Como él hay muchísima gente.

El caso es que yo siempre le estoy intentando vender esta cosa, porque así conocería mucha gente, ampliaría su reducido horizonte (no entraré en detalles), encontraría personas a las que les gusta lo mismo que a él (es un friki del cine de superheroes y los comics, además de la -parece ser que normal- exacerbada afición por casi todo lo porno). Por cierto que este amigo creo que no ha tocado muchos ratones en su vida y las ventanas para él son eso que se abre para que entre el aire.

Bien, a lo que voy: finalmente su mejor amigo ha instalado un ordenador, se ha conectado a la red y, ambos dos… se han lanzado al meollo, que para ellos no es otra cosa que el apasionante mundo de lo prohibido y gratuito por la face, sin olvidar a las extraordinarias y voluptuosas mujeres que están ahí para ti, para animar tu, digamos, ego, y tal y tal… Con el pequeño detalle de olvidarse de aprender qué es eso del botón derecho e izquierdo, de cómo se guarda un archivo o de esa tontería de colocar un antivirus y otras pequeñas menudencias necesarias para no verte sorprendido por octavos pasajeros y otros pequeños aliens en tu querido chisme.

Y claro, antes de que te de tiempo a pestañear, y antes de aprender nada de nada lo que querían era caaaaaarrrrrne: ponerse la mula y chupar teta para llenar de tias el disco duro.

El desenlace, para no enrollarme, viene a ser éste: cacharro lleno de mierda infecciosa y decepción frustrante. Y la mula que no baja nada, oiga.

Supongo que podeis imaginar la escena y el matiz.

Ahora mi amigo, al que yo le vendía este extraordinario tesoro de sabiduría, amistad, interconexión, literatura, cine, música, amor, esperanzas, activismo, información, entretenimiento, solidaridad, hobbies, mundos sin fronteras, etc, etc…. de la red, viene y me dice algo más o menos así: No me gusta internet, es un nido de listos queriendo robarte, un negocio en todas partes donde te metes, un peligro para el bolsillo y lleno de gente dañina que quiere meterte virus y cosas. No no, no me gusta internet.

¿Será que yo no me explico bien?

redes

Bueno, para compensar el mal sabor de boca que me dejó mi amigo -bueno, conocido del trabajo, ja- hoy me encontré con otra reflexión, que es, en realidad, la que me ha hecho recordar esa anécdota.

Hace unos días recomendaba yo aquí el post de Casciari sobre el increíble, fascinante y extraordinario efecto de compartir en la red. Pues hoy he descubierto un lugar, que se ha vuelto muy popular, donde un ama de casa madura, alguien que podría ser mi madre, que jamás había tocado un ordenador -como mi supuesto amigo-, hace unos cinco meses se instala este chisme y le da por explicarnos en sencillos videos cómo cocinar cosas ricas. Vale, quizá ha tenido ayuda técnica, pero no parece difícil, ¿no? Carme es la caña y me dan ganas de meterme ahora mismo en la cocina, pero como ella hay millones de internautas, que cuelgan sus cosas por ejemplo ahí, en Sclipo, un alojamiento donde la gente enseña a los demás lo que mejor se le da hacer. Ella es sólo un extraordinario ejemplo.

En resumen: me fascina el hecho de emplear tiempo y recursos en hacer cosas para los demás, para ayudarles, entretenerles, hacerles encontrar lo que buscan, hacerles aprender cosas, hacerles olvidar otras, hacerles sentir bien, para, en definitiva, compartir tu vida, lo que te gusta, lo que conoces, lo que descubres, y que tú encuentras lo mismo en otros lugares por los que navegas… Es compartir algo más que tu tiempo con absolutos desconocidos que viven en cualquier parte del planeta y a los que, quizá, no llegues a conocer nunca.

Y en este discurrir se enriquece nuestra vida. El mundo entero al alcance de la mano. Compartiéndonos porque sí, por las buenas, sin más.

A mí es que esto me fascina. Qué creeis, ¿se lo vuelvo a explicar a mi amigo?

Estándar

6 thoughts on “No me gusta internet

  1. Mujer,… si tienes taanta paciencia, explícaselo otra vez… pero creo que es como darte cabezazos contra un muro…
    Yo estoy de acuerdo contigo en todo lo que comentas del universo internet… pero hay gente de “miras reducidas” y no les saques del sota, caballo y rey.
    Un abrazo.

    Me gusta

  2. Víctor dice:

    Internet tiene muchas cosas buenas como por ejemplo el acceso a cierto conocimiento, no todo, pero hay que roconocer que hay bastante para ampliar tus conocimientos. El problema es lo malo que tiene, que aunque no se quiera reconocer también existe, timadores, piratas, gente deshinibida hasta la extenuación que puede hacerte sufrir por uno u otro lado y el aburrimiento. Yo ya me cansé de tanto internet, porque haciendo balance de cuando no tenía internet, cuando me inicié, los años que no pude conectarme y la vuelta otra vez… la conclusión es esta: era más feliz sin internet. Cierto que hoy en día todo lo quieren hacer pasar por internet y no queda más remedio, pero me dispongo a usar lo único útil, el correo electrónico, la búsqueda de información y realización de trámites que no es posible realizar de otra forma.

    Me gusta

  3. Tu amigo tiene bastante razón, pero sigo pensando que internet engancha. Es un delicioso veneno. No, enserio, internet está siendo indectada por la publicidad, las empresas y el monopolio de google, facebook y demás. “Si no estás en google, no existes.”

    Me gusta

  4. Tituer dice:

    Gracias.

    Me he topado más de una vez con alguna persona que me ha confesado que pasa bastante rato al día con su ordenador, en concreto navegando en internet (normalmente por ocio, pudiéndolo haber comprobado yo mismo), y en algún momento me ha dicho que no le van los ordenadores o internet. ¡Toma moreno!

    Creo que esto lo suelen decir personas que saben usar lo que les interesa pero que entienden poco sobre instalar el sistema operativo o los programas, etc. (con poco interés por aprender). Y creo que se lo suelen comentar a gente que suele resolver problemas informáticos, tanto propios como ajenos (creen que siempre habrá alguno que les solucione la papeleta).

    Vamos, que si sabes arreglar fallos de la compu o lo intentas o consigues te gusta la informática, pero si te tiras horas con el YouTube, Messenger, email, Facebook, etc. no te gusta.

    ¿No es este razonamiento algo contradictorio o hipócrita?

    ¿Os han pasado estas cosas?

    =========
    Se puede participar libremente en adslzone punto net barra postt330460 punto html

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s