De todo un poco, Destacados en red, Hechos verídicos, Rescatando musarañas, Textos escogidos

Día de la jilispanidad

cabra legionaria

Lo siento, es que a mí me da vergüenza esto del día de la hispanidad, que no sé muy bien qué es. A mí es que lo de los desfiles y lo de salir a la calle abanderada de lo que sea como que no me tira -ni por el país, ni por la universidad donde estudié, ni por el equipo de futbol de mi pueblo, ni por el guetto que me tocó vivir… ni….-. ¿Seré rara?

Sí, direis que tengo una banderita ahí puesta, pero esa tiene todos los colores del mundo, no?

A mí es que esto siempre me huele como a exaltación de algún tipo de frontera. Y me sale como urticaria hacer cualquier tipo de ostentación de algo indefinido, algo irreal. Me parece una absurda impostura.

Anécdota: ayer oí en la radio que en Nueva York un año de estos, al desfile de la hispanidad, acudió una representación de los famosos “moros y cristianos” de Alcoy, y resulta que sólo fueron los… cristianos. Por lo que pudiera pasar. Será por si los moros acababan en Guantánamo. De risa.

Y sobre todo, no me gusta porque me acuerdo de Colón y de la salvajada en América. Aunque lo único de interés que dejamos ya lo contó aquí Neruda, a costa de no sé qué. Aquí un pedazo, para los perezosos:

¡Qué buen idioma el mío, qué buena lengua heredamos de los conquistadores torvos!

Éstos andaban a zancadas por las tremendas cordilleras, por las Américas encrespadas, buscando patatas, butifarras, frijolitos, tabaco negro, oro, maíz, huevos fritos, con aquel apetito voraz que nunca más se ha visto en el mundo… Todo se lo tragaban, con religiones, pirámides, tribus, idolatrías iguales a las que ellos traían en sus grandes bolsas… Por donde pasaban quedaba arrasada la tierra… Pero a los bárbaros se les caían de las botas, de las barbas, de los yelmos, de las herraduras, como piedrecitas, las palabras luminosas que se quedaron aquí resplandecientes… el idioma. Salimos perdiendo… Salimos ganando… Se llevaron el oro y nos dejaron el oro… Se lo llevaron todo y nos dejaron todo… Nos dejaron las palabras.

Y, como decía una amiga mía, porque los 12 de octubre suele llover aquí y me da pena la cabra del desfile. Miradla bien.

Así que os recomiendo que leais lo de hoy de Otis, que todavía me estoy riendo.

Ahora, para entender la bandera no teneis que dejar pasar este artículo del genial Vicenç Navarro que recupero hoy, y que, de paso, se conecta con otros temas candentes: los nacionalismos de por acá, la memoria histórica tan manida y el himno nacional.

Cuánta razón.

Ah, y como inspiró un sensacional capítulo de una serie americana de chicas, de muchos conocida, ser patriota no es montar una guerra ni enarbolar una bandera: ser patriota es hacer todo lo posible porque no haya pobres en las calles, ni gente sin techo en este país, ni chavales sin educación ni apoyo, ni gente sin trabajo… Eso, señores, es ser patriota.

Estándar

13 thoughts on “Día de la jilispanidad

  1. Gabriela dice:

    Acertadisimo…
    Que vibrante y total ese texto!
    Tan tuyo, que llego a la velocidad de la luz, iluminando su nuevo alumbramiento.
    Y las palabras- como es total-estaban alli, todas, consumadas. Tu las encontraste! Un buen motivo que celebrar… en tu honor y el de nuestra lengua!

    Por la lengua española!
    Por las musas y las arañas!
    y Por ti..que cada vez que te leo me siento tan bien acompañada!

    Me gusta

  2. Bueno, quería seguir con la reflexión…
    Aquí es el “día de la raza”, aún. Nadie celebra nada, no hay desfiles. Por eso de que las cosas cambian, y gracias a gentes como Neruda pero sobre todo a quienes siguen resistiendo con sus cuerpos, ahora es un día de reflexión, de reflexión dolida. Hay pocos que se animan a reivindicar abiertamente un día como hoy.
    “La raza”, blanca, hispana, claro, la que salió ganando, a todas luces, y que aparentemente puede seguir festejando. La “raza” roja, la que perdió tierra y cultura, cuyos descendientes se debaten con dignidad por su recuperación. La “raza” negra, la más ultrajada de todas en este proceso genocida, reducidos a menos que nadie.
    Que vivan los y las que resisten. Que vivan los y las que se avergüenzan y ponen el cuero propio para intentar un mínimo reparo. Que viva el encuentro de culturas, sí, ese que se da desde el respeto y la convicción de que sólo crecemos y evolucionamos como seres humanos cuando somos capaces de proponer un mundo posible para todos y todas.

    Me gusta

  3. Yo dice:

    Descubrimiento, me pregunto descubrimiento de que. Si me atengo a la definición del diccionario, observación novedosa u original de algún aspecto de la realidad, realidad entendida como todo lo que es, sea o no perceptible, accesible o entendible, nuestros ancestros fueron menos que observados.

    Me pregunto entonces, que habría pasado si efectivamente los hubieran observado. Seguramente se habrían asombrado de su ingeniosa arquitectura, de su organización social, política, económica y religiosa. Entonces hoy, todos aquí seriamos herederos de una cultura que si estaban descubriendo nuestros antepasados. Podríamos darnos el lujo de derrocar presidentes cuando decepcionan en su labor, podríamos exigir el racional manejo de nuestros recursos naturales. Seguramente seriamos la despensa para autoabastecernos y tendríamos una sociedad mas transparente. Basta observar un Resguardo, por que aún y lamentablemente existen, como una prolongación del despojo, extensión de la ignorancia y robo continuado, para darnos cuenta que no debía bastarnos con quejarnos por el pasado, señalando siempre el origen del mal y que llevamos siglos pecando por omisión, mientras que otros, los nacidos aquí, ya no cambian espejos por oro, sino terror por tierra y poder. Mientras que otros, los nacidos allá, montan sus grandes emporios financieros aquí y a cambio, entre otras cosas, entregamos jóvenes como soldados para que combatan en Irak, una guerra que no les pertenece.

    Seguimos en la misma, el canje ahora es otro, tanto interno como externo, pero ahora somos más dignos, por que nos quejamos del doloroso y equívoco pasado.

    Me gusta

  4. Estoy totalmente de acuerdo con tu definición de patriotismo.
    Me gusta Neruda y sus pasiones, pero si hubiera hecho su literatura en mapudunga habría encontrado igual las palabras… tampoco sé que se celebra el 12 de octubre, imagínate que en América (toda) es el día de la raza! ya me dirás.

    Me gusta

  5. Totalmente de acuerdo, Sui y Lapachos.

    Es como si se quisiera, a fuerza de celebrar algo que no existe, darle existencia. De paso, sacamos a la calle todo nuestro poderío armamentístico como cuando los machitos enseñan sus atributos sexuales. La tengo más grande, soy más patriota.

    También es para mí un día de vergüenza por lo que significó la conquista en el otro lado del charco…

    Aborrecemos las guerra actuales pero seguimos rememorando las pasadas…

    Ufff, qué país de locos!

    Un beso!

    Me gusta

  6. Cierto Pal, así lo mismo me apunto, aunque no me gusten las aglomeraciones. Me encanta ver diversidad de colores y gentes y ritmos en mi ciudad.

    Ahora, llamar a este engendro día de la raza sí que me da repelús.

    Otis, de nada majete!

    Me gusta

  7. mx dice:

    Nos enseñaron a celebrar el 12 de octubre, día de la raza…. estamos aprendiendo que esto no es para celebrar, sólo se recuerda “el desembarco de Colón en América”…. lo que sucedió ya es historia, gracias a Dios, cada día más cuestionada!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s