De todo un poco, Hechos verídicos

Blogueando: pasen al McDonald’s

Tener blog está de moda. De moda en alguna parte. Si no tienes blog, en esto de internet, no eres nadie. Eso parece. En el mundo real que me rodea, en mi vida cotidiana, en mi trabajo, nadie sabe lo que es un blog. Bueno, la verdad es que pocos saben incluso lo que es internet. Bueno, más bien casi no saben lo que es un ordenador. Viven sus vidas de otra manera.

Bueno, a lo que iba. Bloguear.

Yo abrí mi primer blog allá por el 2003. Y desde entonces hasta ahora, pasando por altibajos de servidores, movidas con lectores, movidas con gente de esa que se aburre -ya sabeis-, y también amigos, encuentros, desencuentros, idas y venidas…

No tengo idea de por qué blogueo. Supongo que porque me aburre la tele y porque esto me tiene un poco atrapada, y, por qué no decirlo, todos queremos asomarnos al mundo.

Este blog es el principal que tengo, al que más tiempo dedico y al que más cariño le doy.

La principal idea de Musarañas era compartir. Compartir cosas que a mí me gustaran, o me llamaran la atención, o me inspiraran o me indignaran. Compartir e invitar a disfrutar, reflexionar o, simplemente entretener. Luego tengo otro blog donde simplemente coloco cosas que me gustan con poco más o ningún texto, y otro más íntimo, personal y literario. Esos son los que apenas nadie visita, claro. Confieso que tengo otros dos blogs que (casi) nadie visita y en los que soy más libre que un pajarillo contando cosas personales.

No podría ser un blog que hablara sólo de lesbianismo o de música o de cine o de libros. Si contara mi vida con pelos y señales no sé si tendría más lectores ávidos, o si esto sería un nido de bollopandis. No, Musarañas es un mosaico de lo que soy.

Ultimamente me han comentado que cómo es que la gente no comenta en éste siendo un blog taaaaan interesante. Recibo más de 200 visitas diarias, generalmente, creo, de gente que llega por un buscador, encontrando, o no, alguna información muy concreta que demandan sobre algo. Me pregunto cuántos habituales vienen, repiten, y cuántos usan un lector de feeds para tener las musarañas actualizadas al momento.

Yo uso un lector de feeds (el Google Reader) en el que incluyo, digamos, más de 75 feeds que reviso diariamente. Evidentemente no todos actualizan a diario, así que tengo que otear menos de la mitad de ellos, aunque algunos con más de una entrada diaria. Esto me lleva unos pocos minutos. Si algo no me atrapa a la primera lo paso por alto y lo borro. En algunos post me detengo algo más. Y son unos poquitos escogidos los que leo más detenidamente y de esos alguno me hace ir hasta el blog original a releerlo y, tal vez, dejar un comentario. Alguno que otro me inspira a su vez un post a mí, o un musarañeo más intensivo por la red en busca de información y contenidos sobre algún tema.

Me doy cuenta de que esto de bloguear es como el fast food. Y me pregunto, ¿cómo consumo los blogs de los demás? ¿Cómo consumen los demás mis blogs?

Visito algunos blogs que conforman un más o menos nutrido club de lectores que siempre se comentan entre sí, creando vínculos y comunidades aparentemente bastante amistosas. ¿Les envidio? No sé, a todos nos gusta encontrar postales en el buzón y, por qué no, a veces algo más. Son comunidades en las que no simplemente se saludan y se dan palmadas en la espalda, sino que mantienen un cierto espíritu de patio de vecinos, de intercambio de ideas, de discusiones interesantes, de aportes nuevos…

Reconozco que con el paso del tiempo el concepto de mi blog se está volviendo un poco antiblog. Quiero decir, lo que se entiende habitualmente por blog: post cortos, de fácil lectura, consumo y digestión, agudos y entretenidos, con hipertexto para que, quien quiera, pueda ampliar los contenidos; con relativos pocos enlaces alrededor; un blog limpio y sin espinas, con cuatro cosas, y que no aturulle la vista. Todo lo contrario, generalemente, a musarañas. Un montón de enlaces, hipertexto abundante, post largos, sobreinformación, sobrecarga visual… y no sé si interés como para inspirar conversaciones.

sacar de la chistera

Pero no, me doy cuenta de que este blog es un reflejo de mí misma, esa suigeneris que acumula de todo en su casa. Soy una sentimental. No quiero dejar nada que me guste fuera, no puedo tirar algo que un día me puede servir. Quiero tener todo al alcance, todos los recursos, todos los cachivaches e inventos. Y también compartirlos. No quiero que mi blog sea un McDonald’s donde entras rápidamente a comer cualquier cosa.

Andaba yo pensando que quería que la gente entrara aquí a entretenerse un buen rato, a encontrar esa alternativa a otras formas de pasar el tiempo, a encontrar buenos alimentos y degustarlos con deleite. Un rato pequeño o más largo. Apagar la tele y venir a musarañear, ver un documental o pegarse una tarde viendo cortometrajes con un bol de palomitas, o recopilar un montón de buenas canciones para el mp3, o escuchar la radio mientras navegas por otro lado, o tener ese libro a mano si estás aburrid@ con un portátil en un hotel, o descubrir alguien interesante que no sale en las radiofórmulas, o tener una conversación entretenida, una discusión nutritiva, o… qué se yo.

También esa era la idea del podcast musarañero -lo retomaré, lo juro-. No hacer píldoras de 10 minutos hablando de cosas de la vida, que es la esencia del podcasting. Sino algo más elaborado. Nada nuevo, lo sé, pero sí algo para entretener musarañeando al menos media hora.

En fin, no sé si voy a contracorriente o simplemente este lugar es un feed más entre tanta excelente, buena, mejor o peor, oferta.

Con acierto, feed significa alimento, así que pasen a este singular McDonald’s y no se indigesten.

Porque, como siempre, la puerta está abierta para musarañear y entretenerse. Y yo miro el buzón todos los días a ver si ha llegado una postal. Y luego, sigo musarañeando, más feliz que una perdiz.

Si has llegado hasta aquí leyendo te mereces un premio y tendré en cuenta cualquier sugerencia tuya.

Estándar

12 thoughts on “Blogueando: pasen al McDonald’s

  1. juas y rejuas!
    Fíjate que esta pregunta es la misma que me hago yo. Como se consumen los blogs?… especialmente porque ir a youtube, a google o a wikipedia, pedir un libro a una biblioteca lejana o leer el último artículo de alguien de la uni, era algo que ya hacía desde hace años. Así la cosa, los blogs fueron para mi la oportunidad de la escritura, de producir textos mios y para mi. Yo en estricto sentido, no cuento mi vida, no más de lo que lo hizo Proust o Casciari(guardando las distancias entre todos, eso si).
    Luego me di cuenta que el juego de la comunicación con los lectores era muy especial e interesante. Pensar en colectivo llegó a ser uno de las metas de mis escritos.
    A veces ofrezco algo entretenido, pero siempre tiene que ver con algo que quiero decir, introducir o también puede ser para cortar una serie de post de una cierta temática y que ya quiero cambiar.E incluso, solo para darle al Blog un determinado ritmo de edición.
    El blog es en gral. para mi la edición de la revista que siempre quise leer. Aunque algunos temas todavía no aparezcan, es solo porque no los presentaré de cualquier manera. Lo digo por ejemplo por la poesía.
    Por eso dentro de un blog con tantas cosas como el tuyo, yo voy a lo que me interesa y me tomo tiempo en descubrir las distintas partes. Supongo que para conocer a alguien o algo se tiene siempre un método muy personal, el mio es así lento y sin apuros. Al final es el lector el que marca la velocidad… de lectura.
    Buena tu reflexión.
    Un beso.

    Me gusta

  2. Ahí le has dado, “la revista que siempre quise leer”. Eso me ha recordado la revista que hacíamos un grupo de amigos en los tiempos de universidad, y que luego pretendimos hacer virtualmente. Al final esas cosas comunitarias no salen adelante por mil motivos, pero, curiosamente, yo hago aquí algo así como lo que hubiera escrito allá, y un amigo que se pasa por aquí de vez en cuando, también tiene un blog en el que escribe las cosas que hubiera escrito en esa revista.

    Otro asunto es el de la prolificidad. Tal vez me paso, pero yo pongo las cosas según me vienen a la cabeza, y claro, como en mi trabajo tengo 8 horas para pensar en mis cosas, se me vienen más cosas de las que pongo, así que… Aunque a veces hay blogs que me gustan y que preferiría que actualizaran a menudo, al menos diariamente. Pero sí, reconozco que quizá debería ir más despacio, pero, claro, hay taaaaaaantas cosas interesantes…

    Veo que tú sigues mi filosofía del musarañeo y que consumes mi blog a velocidad adecuada -que dirían las autoridades de tráfico- y nunca habían dicho de mi blog algo tan original como que “parece un mercado persa”, jajaja, de tantas cosas y, espero, de interés para un occidental, que tiene. Pero tú tienes, además, la rara habilidad-cualidad de comentar y aportar interactividad a este rincón, que es lo que diferencia un blog de una web normal. Así que, nada, serás la lectora del año!! (dejando a mi novia el puesto de honor, que ella sí que ha sacado partido, jeje, a las musarañas).

    Así que nada, adéntrese usted en la kasbah (me gusta más esa idea que la del McDonald’s, claro), pero no se pierda ni se sienta intimidada, que hay confianza. Y espero que no pille ninguna diarrea mental consumiendo estos productos exóticos…

    Me gusta

  3. Josefina dice:

    Suigeneris,

    Dalé mujer!!! sigue así que tu blog esta muy interesante!!! Lo descubrí por casualidad buscando información de Ana Carolina y Seu Jorge ¡ qué hermosa canción!!! ( nos encanta a mi y a mi compañero) y desde entonces no dejó de mirar tu blog!!! me han gustado mucho las canciones, documentales que nos compartes!!! me parece un musarañeo variado y reflexivo , se agradece mucho!!! te escribo desde el cono sur, de Chile. Animo y felicitaciones por el TIEMPO valioso que le dedicas a musarañear que me ha aportado un montón , saludos Josefina.
    pds.Ya el MUSARAÑEAR esta en categoría de verbo, en hora buena!!!!

    Me gusta

  4. Juas, pues sí va a ser cierto lo del mercado persa!!

    Musarañear: dícese del vagabundeo sin rumbo por los ciberespacios, encontrando tesoros varios para echar a la mochila virtual.

    Si es que el que no viaja es porque no quiere.

    Gracias y bienvenida Josefina (y pareja).

    Me gusta

  5. A mi me gusta hacer pan amasado para mis hijos.Les hago estrellitas,corazones.Cuando llueve ,sopaipillas especiales de lunas y nubes con chancaca o fritas.Cuando están felices, queques con chocolate para que sus caras queden pintadas y sus mangas chorreadas.Soy profesional,trabajadora y cocino con detalle cada cosa que llevan a su boca.En resumen, me encanta tu blog porque está lleno de esos detalles…para mi no es un fast food,es un slow food,que se disfruta, que se piensa, se siente y queda.Es más como una pizza de mil colores, con hartos detalles y sin ningún espacio igual al otro.

    Me gusta

  6. A mí me gustan también los comentaristas que entran aquí dispuestos a degustar relajadamente y con tiempo, con mantel, cubiertos, buen vino, buena música de fondo…

    En definitiva, comentaristas que se curran sus comentarios, aunque no entienda la mitad de los palabros chilenos que me pones, jeje.

    Gracias

    Me gusta

  7. jajaja… mientras leía el comentario Jessica, pensé “ES CHILENA, un cuarto de los lectores entenderan o supondrán lo que dice”
    Pero puedo decir que comparto su idea de slow-food.
    Soy una persona detallista, a veces en mala (al borde de la obsesion) a veces en buena manera, como el dia en que conoci este blog, recuerdo que buscaba un cortometraje, “A Fish With A Smile” y el google me condujo hasta acá. Estaba trabajando para mi proyecto de la U, pero no muy concentrada (ya que estaba ‘obsesionada’ buscando el corto) y luego… más desconcentrada de mi trabajo aún, ya que me pasé horas y horas revisando el toooodo en el blog, muy desordenadamente, dando vueltas por aquí, por allá, y todo me parecía genial (ahora creo que mi experiencia en este blog, es más bien la de un adicto a la comida en un tenedor libre, queriendo comer de todo y en abundancia) creo que pasé al menos 5 días con el compu encendido día y noche y esta página abierta cada día. Bueno, creo que me he ido bastante por las ramas, lo que en definitiva quiero decir, es que ese amor que dices ponerle en mayor medida a este blog, se nota, es de una autenticidad hermosa, que en cierta medida envidio, (jaja si se puede envidiar de ‘buena manera’) pero por sobre todo, admiro.
    Nuevamente, saludos desde Chile.

    Me gusta

    • Jaja, de eso se trata, amiga. Musarañear es como introducirse en un bazar persa y que te cueste encontrar la salida…

      (No sé que hace la gente viendo la tele…)

      Bienvenida.

      Me gusta

  8. Janis Joplin dice:

    bien… no se que sucede pero, cada ves q entro en una pagina por alguna razon termino aqui!
    debe ser muy interesante o entretenido. talves me siento reflajada en sus comentarios o estoy buscando algo q me haga ver o sentir las cosas de otra manera salir de la rutina.
    bue un beso grande y las felicito por hacerme sentir un que se yo!!!
    muy bueno el blog!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s