De todo un poco, Destacados en red, Medio ambiente, Vaya mundo

Publicidad: esa gran sospechosa

A veces comento aquí de la sociedad consumista en la que vivimos.

Reconozco que a veces, hay publicidad que me llama poderosamente la atención. Anuncios que son, en sí mismos, obras de arte, genialidades con mucha agudeza, por su factura, por su mensaje, por algo indefinible. Y, además, saben muy bien a quien se dirigen.

Eso no quiere decir que vaya corriendo a comprar lo que me ofrecen, pero digamos que me agrada que me seduzcan con inteligencia.

La cosa viene porque hoy musarañeando por la Comunidad Café del Mar, he llegado a la web de una marca de zapatos. Me gusta encontrar sites elaborados originalmente y éste lo está.

frog naturalista

Esta gente vende zapatos a un tipo concreto de gente. Gente viajera, sensible social y medioambientalmente, a quien le gusta caminar, conocer gentes, perderse por las ciudades y los campos, que quizá escuchan chill out, con cierto poder adquisitivo, de más de 30 años, interesados por la cultura y por lo que pasa en el mundo, tolerante, solidaria… Quizá, ¿alguien como tú?

Son muy listos vendiendo estos zapatos. Desde el principio te invitan a interactuar. Y, claro, también saben a qué tipo de gente se dirigen. Añaden a cada modelo del catálogo la historia -real o no, qué más da- del viaje que inspiró su creación. Sólo por esas historias que cuentan merece la pena darse una vuelta por la web. Además patrocinan campañas sociales y parecen tener un compromiso medioambiental. Vamos, que tienen anzuelos para picar. Y además, me gusta el género!! Sin embargo, siempre sobrevuela cierta sospecha sobre la publicidad y el mercado. ¿Me estarán engañando? ¿Será mentira? ¿Necesito unos zapatos?

¿Qué hago? ¿Le estoy haciendo publicidad gratuíta a una marca?

De todas formas he pasado un buen rato mirando ese sitio. Leyendo historias. Me han dado ganas de comprarme unos zapatos. Qué bien venden algunos. Al final acabaré llevando unas simples alpargatas, pero… y lo entretenida que he estado! Y hasta casi piqué y algo han conseguido.

Y es que ya se sabe: todos vendemos algo.

Estándar

6 thoughts on “Publicidad: esa gran sospechosa

  1. Bueno, en un momento dado yo sí tendría la plata pero no tengo la necesidad, así que no caigo,… de momento.

    Pero he pasado un rato entretenida y además gracias a esto he conocido a Andy Goldsworthy.

    Me gusta

  2. cierto, al tipo lo tengo que revisar más lento… igual a estos fotografos que recomiendas… me produces angustia con tanto buen dato (culpa mia, nomás que soy nerviosita…) Eres más rápida que yo…besos

    Me gusta

  3. Pingback: Antipublicidad « Mirando las musarañas…

  4. Pingback: Andy Goldsworthy: la levedad del ser « Mirando las musarañas…

  5. Pingback: Andy vuelve… « Mirando las musarañas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s