De todo un poco, Destacados en red, Vaya mundo

La capacidad de amar

Aunque no lo creais hay importantes centros de investigación y científicos estudiando o intentando arrojar alguna luz sobre la felicidad humana.

Al menos algo de eso nos cuenta Eduard Punset en una entrada de su blog que destaco hoy, donde habla de la capacidad de amar y cuales son los posibles nutrientes de esta capacidad en las personas.

No sé si los científicos podrán descubrirnos algo… Ultimamente pienso que ya hubo sabios que dieron con las claves mirando crecer la hierba, observando el agua del río correr, las nubes pasar… con el alma en silencio.

Claro que… ¿quién escucha a los sabios hoy en día?

pensador

Estándar

7 thoughts on “La capacidad de amar

  1. Creo, y Punset me parece un tipo interesante,lo veo en Redes acà por TVE, que no dice mucho de nuevo, el amor desde antes y luego del nacimiento nos marca profundamente tanto por falta como por exceso inclusive. Alexander Lowen tiene libros al respecto interesantes sobre bioenergètica y Reich y muchos màs. Pero no deja de ser interesante el factor biològico ùltimo que nombre en el artìculo, ahì podrìa haber algo nuevo e interesante.Un beso

    Me gusta

  2. ¿Amar es sacrificio voluntario?
    ¿Se ama menos si se sufre menos?
    ¿O sería mejor medir la cantidad e intensidad del amor por las alegrías que hemos compartido con la otra persona?
    ¿Y si sólo tenemos alegrías?
    A ver, que alguien me explique ¿Cómo se puede medir el amor y su intensidad?
    (Joder cómo me he levantado de la siesta hoy…)

    Me gusta

  3. Claro, que ahora que ya ha pasado un rato y estoy más despejada de la siesta digo yo:
    El amor, el cariño y el afecto son cosas muy distintas y sólo si ambas se conjugan con otros dos ingredientes dan lugar al AMOR (ese que hace cosquillas en el estómago y no vuelve memos alelados pensando en nuestra media naranja) los dos ingredientes que faltan ¿me dejáis que sean tres? son: RESPETO, PASIÓN y (el añadido)capacidad de adaptación, de forma que nuestra VERDAD no sea siempre la buena.

    Me gusta

  4. suigeneris dice:

    Bueno, Manuela, sí que te levantas de la siesta un poco alterada.
    Creo que no se trata tanto de definir el amor (cosa harto difícil) como de dilucidar de dónde viene la capacidad de amar, que creo que no es igual en toda la gente. Hay personas con una infinita capacidad de amar a todo ser viviente, con ese amor universal y divino… y hay personas que no tienen absolutamente ninguna capacidad de querer, respetar, ni siquiera, sentir un poco de cariño por ningún prójimo.

    Pues eso… No madrugues tanto, mujer.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s