Cinefilias, Destacados en red, Hechos verídicos, Suigeneris, Trailers

Ese incómodo silencio

Este sábado estuve en el teatro con mi madre y mar viendo “El señor Ibrahim y las flores del corán” (muy recomendable, por cierto). Yo ya había visto la película de Omar Sharif hace un par de años (pincha aquí para ver el trailer original) y recuerdo que me gustó. Ambas están basadas en el libro de Eric-Enmanuel Schmitt, uno de los autores vivos más representados.

Es una de esas historias en las que sales del cine o del teatro pensando, pensando… Pensando en lo que realmente importa y que no vemos, en lo que no nos paramos nunca a pensar y algunos, ni siquiera quieren hacerlo.

ibrahimsufi

Bueno, a lo que iba. Después del teatro me fui con mi madre a tomar algo y charlar.

Ella dice que se siente sola.

Yo le digo que todos estamos solos. Toda la vida. Y que hay que aprender a estar solo para poder estar con los demás. Pero nos suele agobiar el estar solos porque nos incomoda el silencio. Porque en el silencio nos encontramos a nosotr@s. Abrazar el silencio es un arte. Es cuestión de practicarlo. Yo sigo en ello…

Os cuento todo esto porque hoy leí en Ciberescrituras (ultimamente siempre leo mis feeds con retraso, por qué será) un interesante y recomendable post donde habla del silencio y de su importancia.

Musarañear es lo que tiene, que parece algo banalmente trascendente… Pero vaya si encuentras cosas útiles!

Estándar

3 thoughts on “Ese incómodo silencio

  1. Hola. Qué curioso que hoy publiqué un video en el que sale Estambul, a raíz de la noticia del exilio de Pamuk a estados Unidos.
    Pero realmente lo que quería contarte es que me alegra que hayas leído el post y te haya gustado, es uno de los que más me ha gustado escribir y creo que es un tema importate. Alguien me anotaba que silencio no necesariamente es sinónimo de soledad. Por otro lado, no sé qué edad tiene tu madre, eos podría explicar algunas cosas pero a lo que voy es que nuestra cultura ke huye a la soledad, a la soledad nutritiva, a la posibilidad de estar con nosotros mismos en silencio. Nos cuesta vernos, da terror, un poco. Enfín, no sé muy bien por qué te estoy contando todo esto pero creo que en parte porque estoy en una crisis de low blogghing que me preocupa: tengo mil cosas sobre las cuales escribir pero no he sido capaz de dar el primer paso y antes de escribir nimiedades, quizás sea mejor el silencio. No sé. Hoy desvarío.

    Un beso

    Me gusta

  2. Qué reconfortante verte por aquí. Tengo tu feed siempre a tope, y más ultimamente, que no estoy al día porque ando ocupada en… no estar en silencio.

    Mi madre tiene 63 años y se separó hace 3. Supongo que cuarenta años con alguien (llámalo marido) parece que disfraza la soledad, aunque estés más sola todavía. Parece siempre que todo cambio (aunque sea un hábito malsano) nos aturulla. Yo trato de hacerle entender que está mejor ahora, y que tiene que aprender a vivir de otra manera a la que vivía, y que no siempre puede contar con otras personas para hacer cosas que quiere hacer.

    Yo sin embargo, partí del silencio y la soledad (desde joven) para llegar a encontrarme conmigo y los demás. Se trata de mejorar, de evolucionar, no?

    Y tienes razón, a la gente le da miedo encontrarse.

    El silencio es más cierto, más preciso, más certero y más grande que muchas palabras.

    Ánimo con tu crisis… espero que no me dejes sin tus suculentos posts para mis feeds.

    Nos vemos por los cibermundos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s